JOSÉ MARÍA RODERO

PROGRAMACIÓN OCTUBRE

SENSIBLE
PÚBLICO ADULTO

SÁBADO 28 DE OCTUBRE
20 HORAS


Género/Subgénero: Teatro/Contemporáneo
Formato: Gran Formato
Publico: Adultos


Género/Subgénero: Teatro/Contemporáneo
Coproducción: CONCHA BUSTO PRODUCCIÓN y DISTRIBUCIÓN, ROVIMA PRODUCCIONES, JUAN CARLOS PRODUCCIONES, LOSDEDAE y TXALO PRODUCCIONES
www.conchabusto.com
www.rovima.es

Autora: CONSTANCE DE SALM
Versión y Dirección: JUAN CARLOS RUBIO
Intérpretes: KITI MÁNVER y CHEVI MURADAY
Coreografía: CHEVI MURADAY
Música Original: JULIO AWAD
Iluminación: JUANJO LLORENS
Escenografía: CURT ALLEN WILMER
Vestuario: MARÍA LUISA ENGEL
Sonido: SANDRA VICENTE
Fotografía: SERGIO PARRA
Duración aprox.: 90 min. Sin descanso

Sensible (adaptación teatral de Juan Carlos Rubio a partir de una novela original de Constance de Salm) es un espectáculo multidisciplinar: música, danza e interpretación se funden y superponen para sumergirnos en el abanico de obsesiones y afectos del alma magistralmente trazados por Constance de Salm en su afamada novela epistolar del siglo XIX. En ella descubrimos como una madura aristócrata pasa por todas las etapas del calvario al descubrir a la salida de la ópera la traición de su joven amante, que sube al coche de otra mujer. Despechada, a lo largo de un intenso día se sumerge en una espiral de desenfreno intentando recuperar la atención de su enamorado.
 
 
¿Es el amor sensible? ¿Lo somos nosotros cuando nos obsesionamos con alguien? ¿O más bien nos convertimos en seres insensibles, unilaterales, duros y ciegos ante nada que no sea el objeto de nuestro deseo? Explorar los estrechos límites que separan el amor del dolor, la felicidad de la angustia, y cómo somos responsables de construir nuestros pensamientos, nuestra realidad emocional, fueron las principales líneas que me acercaron a la fabulosa novela original de Salm para utilizarla de material de partida y crear un espectáculo en el que la condición humana, nuestras necesidades y carencias, son el hilo conductor. Constance, una mujer madura, brillante e inteligente, no puede por menos que ser consciente del peligroso laberinto en el que se ha aventurado a entrar. Pero, aún teniendo la llave que le permite salir de él, elige sin fisura permanecer encerrada entre las cuatro paredes de la pasión, atrapada en una realidad tóxica en la que el fantasma de los celos y la posesión se tornan cada vez más insoportables aunque, paradójicamente, vayan desarrollando en ella una adicción inusitada. Por otro lado, Alfred, pieza clave en su destino, pero no objeto de sus atenciones, la ama en silencio, se torna su imprescindible sombra y sufre, sin compasión, la dureza de las decisiones que el despiadado amor hace tomar a Constance. Dos personajes sensibles engullidos por el hambre desmedida de la pasión... ¿o quizá dos seres insensibles que se devoran mutuamente? Necesitaba dos intérpretes de la altura y brillantez de Kiti Mánver y Chevi Muraday para dar vida a tan compleja situación. Y necesitaba hacerlo, además, desde un ángulo poético en el que las acciones, los hechos, no son más que un reflejo del propio delirio en que se sumergen, un viaje turbador por su mente que les conducirá al inevitable desenlace al que están abocados. Sensible es teatro, pero también es danza, es música, es sonido, es luz, es imagen, es espacio. Es sobre todo sentimiento. Y todo ello gracias al inmenso y maravilloso trabajo de todo el equipo que lo ha hecho posible. Ahora está frente a ustedes, listo para su disfrute. Háganme caso, abandónense a la experiencia y dejen que Sensible cale en su alma y no en su razón, porque ¿quién no ha perdido alguna vez la cabeza por amor?

                                                                                                            Juan Carlos Rubio